dimarts, 22 d’abril de 2008

6ªActivitat-04/05/2008-Cabeçó D'Or

6ªActivitat 2008

RELLEU: 38°35′14″N, 0°18′41″O Alçada: 429 msnm Superficie 76,87 km²

Diumetge 4 de Maig de 2008 a les 08:00h

(Davant de l’Ajuntament de Relleu)

Excursió a:

CABEÇÓ D’OR PER RELLEU-(Velon-Cabeçò)Camí privat.

nota:Volen donar el agraiment a Soria , per deixarnos pasar per el seu terreny privat. -una excursió de categoría,única i excelent.

Alt:1217m Di: 2 Pj: 800 m Bx: 800 m K:+-13 T: 4:30 hores

Coordinades: N 38º 31' 44,2'' W 0º 23' 39''

Explicació abreviat:

Alt: Altitut Maxima. , Di:Dificultat/Esforç de 1 al 6. , Pj: Pujada,desnivell en metros. , Bx:Baixada, desnivell en metros. , K:Kilometros recorregut T: Temps aproximat recorregut.

Escalada/Dificultat: 1:Baixa 2: MitjaBaixa 3: Mitja 4: Mitga-alta 5: Ata 6: Extrema-alta.

Tens que portar:

Aigua 2L miním,fruta.menjar,tabletes energétiques,calçat apropiat(bota ligera tipo treking que cubrixca els turnells i tinga bona sola);roba comoda,gorra,xubasquero-paraigues,2pars de calcetins de repost.

Altres coses opcionals: Camares fotográfiques , etc.

Beneficis del senderisme:

Aparte de un gozo de tipo intelectual o psíquico, de contemplación de la naturaleza, el senderismo constituye el mejor remedio para compensar las comodidades de la vida moderna. No es competitivo, ayuda a relajarse, es la forma más antigua de desplazarse y hacer turismo. Muchos médicos recomiendan caminar porque es un excelente medio para reeducar varias enfermedades .Mejora la oxigenación general, mantiene las articulaciones y los músculos elásticos y jóvenes, tonifica el corazón , previene las enfermedades cardiovasculares, hace descansar físicamente preparándote mejor para el sueño reparador, mantiene las condiciones físicas y esta recomendado para los diabéticos. Por demás, produce una innegable sensación de bienestar. Por todo ello, no es casual que el senderismo se haya puesto de moda. Desde hace tiempo, el lema de los excursionistas es:”UNA JORNADA DE SENDERISMO,UNA SEMANA DE SALUD”.

Vine i disfruta, INFORMAT I APUNTAT.


http://www.marblenet.es/csf/muntanya/cabeco/index.html
DIEZ ASCENSIONES AL CABEÇÓ D'OR

Volver a empezar

El Cabeçò d’or es una excelente primera montaña. La primera vez que la subí fue hace poco más de cinco años, animado por Julián, un buen amigo, quien insistió lo suficiente como para convencerme. En aquel momento yo aún fumaba y, aunque había hecho mis primeros pinitos con CSF, apenas hacía unos meses que había retomado la pasión por la montaña.
Subimos por el Pequeño Recorrido (PR) clásico, que sube por el Racó de Seva. La ascensión se hizo dura debido al bajo nivel de entrenamiento pero, cuando ya parecía imposible alcanzar la cima, llegamos a un collado significativo, ascendiendo una rampa de caliza entreverada con mármol blanco y, al asomar hacia el este, contemplamos en toda su magnificencia el mar mediterráneo. Creo que fue en ese momento cuando tuve claro que había reencontrado algo muy importante, perdido inconscientemente durante mi juventud: el encanto de la altura, el sentimiento de culminación, la pasión por el ascenso. El aire que respiré entonces, ya no ha abandonado mis pulmones.
El descenso fue magnífico. Recuerdo que tomamos el atajo del canchal y que gocé enormemente con aquellos largos, mágicos pasos. También es cierto que el esfuerzo realizado por unos músculos cortos y desacondicionados pasó también su factura. Con todo, aquella primera experiencia fue clave en la actual dedicación a la sierra.


Los años han ido pasando y las subidas al Cabeçó se han ido repitiendo, porque es ésta la montaña más cercana al hogar. Inicialmente los PR cubrieron todas mis expectativas, pero con el hábito y la intuición montañera que ésta va forjando, la situación cambió paulatinamente. Cada vez que subía o bajaba mis ojos se fijaban en cada curva, en cada peña en cada canal. Pensaba, “quizá por ahí se pueda subir”. Entreveía algún rastro de animales. Suponía algún perfil a lo lejos que sugería un nuevo camino.


Así, poco a poco, esfuerzo a esfuerzo, subida a subida, se fueron completando estas diez ascensiones que dejamos aquí escritas y descritas. Se detallan desde la más sencilla hasta la más compleja, y todas ellas desde un punto de vista estrictamente senderista. Quizá la décima ascensión, exceda el concepto de sendero y exija un sincero hábito de montaña, sin alcanzar, desde luego, el concepto de escalada. Con todo, esta última ascensión, la de las cornisas, se aparta claramente del senderismo convencional y requiere alguna trepa precisa, y un conocimiento del terreno para no encanallarse subiendo por donde no se debe, por lo que no debe realizarse sin acompañamiento experto. El resto de las ascensiones, aunque duras, no presentan inconvenientes ni riesgos más allá de la dureza de algunas rampas, por otro lado también reconfortantes para quien busque también el placer del esfuerzo.


El navegante observará que las diez ascensiones acaban convergiendo en algún punto, hecho lógico ya que se trata de llegar siempre a la misma cima. Se ha seguido un criterio amplio para considerar una ascensión como individual, en razón de su trazado completo (los dos PR, Els Caçadors, la Ruta de Aigües y Les Cornises), de su belleza (La canal del Homenet, Campos perdidos), de la recuperación de una senda perdida (Campos de Altura), o del ataque directo a la cima (La ruta Carmen). En realidad, sin escalar, sólo hay tres llegadas a la cima, por lo que el final casi siempre será el mismo. Es esta una limitación sin ninguna importancia porque cada ruta tiene su valor energético, visual y emocional.


Espero que disfrutéis al menos con la misma intensidad que hemos disfrutado nosotros, con esta montaña cercana y sincera, que nos ha dado todo a cambio de nada.


A vueltas con El Cabeçò d’Or.
Algunas notas geográficas y geológicas

El Cabeçó es en realidad una pequeña sierra, aunque su vista más frecuente desde la ciudad de Alicante, su cara suroeste, la muestre como una única montaña. La sierra se extiende de norte a sur. Al decrecer la sierra de la Grana, en el término de La Torre de les Maçanes, se continúa de un collado desde el que se elevan las primeras alturas de la sierra del Cabeçó, muy agrestes y poco visitadas, pero ya con 1118 m de altura, en una cumbre innominada en los mapas. Desde aquí se sigue una cresta siempre a más de mil metros de altitud, con al menos 7 hitos que oscilan entre 1050 y 1130 m. Se alcanza entonces, siempre de norte a sur, la cumbre en la que están instaladas las antenas (Penya del Frare) y, finalmente la cumbre del Cabecó d’Or, con sus 1207 m de altitud. Todavía al sur han crecido tres hitos de alrededor de mil metros, convertidos en antecimas y collados de paso.


Uno de los más singulares es conocido como “El Homenet”, y alcanza los 978 m. Desde las laderas de la sierra es prácticamente inapreciable, pero es el gendarme final de uno de los pliegues más violentos de la sierra, el de la cara oeste, conocido también como Cresta del Racó Caldero. Es perfectamente identificable desde la lejanía como un pitón aislado que queda al SW de la cima. Los marineros de Campello, La Vila y de Santa Pola han utilizado tradicionalmente los relieves del Cabeçó o del Maigmó como “señas” o referencias terrestres que les permiten triangular y localizar determinados puntos marítimos mediante este antiguo y preciso sistema. Los marinos han desarrollado sus propias denominaciones y llaman al Cabeçó como “L’home” o al Maimó el “Puig Coronat” (la cima con corona, en referencia al pequeño sombrero más claro que adorna esta cumbre). Como el Cabeçó es L’Home, su espolón más significativo, es “L’Homenet”. Este espolón es muy conocido entre los pescadores quienes usan con frecuencia su silueta como seña para localizar los caladeros de pesca ya que, desde el mar, se observa como un elegante y distintivo mojón de resonancias masculinas, motivo que sin duda habrá influido también en su denominación.



Existen tres crestas muy distintivas en la sierra, alineadas en la ladera oeste. La primera es la que corona las cuevas de canelobre, y se conoce con el nombre de Cresta de la Foradada. La segunda, inmediatamente detrás es la del Racó Caldero. Entre ambas crestas queda el Canal del Homenet. La tercera es mucho más pequeña pero también más conocida ya que enmarca por el oeste el Racó de Seva y se observa como una virulenta cresta de saurio, aunque su toponimia correcta es Cresta del Ase.
Se distribuye el terreno de la sierra entre los municipios de Aigües, Busot, Xixona y Relleu. Todos ellos han tenido vínculos definidos con la sierra, aunque son los de Busot los más conocidos por el gran público debido a las famosas Cuevas de Canelobre. También Busot es el punto de partida de la mayoría de los montañeros, ya que las dos sendas de ascensión más frecuentadas, fueron recuperadas en un magnífico recorrido circular por la Colla Muntanyenca de Busot. Este recorrido constituye el PR-2 que parte y discurre por el término de este municipio y que aquí se desglosa en dos ascensiones diferentes.


Por otro lado, los vínculos de Aigües con el Cabeçó no son menos importantes que los mencionados. La cara este, que se prodiga hacia este pueblo, es bien conocida por el antiguo Balneario que es uno con la montaña del Cabeçó y cuyas fuentes minerales, hoy perdidas en el seno del ruinoso edificio balneoterápico, beben de la escasa agua que recoge la sierra. En esta ladera destacan también las catas de antiguas minas de hierro que en su día fueron explotadas como lo muestra la red de sendas de herradura que las conectan en la parte alta del balneario, en dirección sur. Son numerosas (creo recordar haber visto más de 10) y en sus alrededores todavía pueden encontrarse minerales de hierro (limonita de buena calidad, sorprendente por estos pagos) que también pueden ser interesantes. Hay también en esta cara, como en la de Busot, restos de antiguos cultivos dependientes de masías hoy ruinosas, a una altura destacable, que recuerdan otros tiempos y otras necesidades.


Desde el punto de vista geológico no deja de ser conmovedor el conocer que, al hollar la cima del Cabeçó, se está pisando un estrato geológico jurásico. Según los estudiosos, sólo hay tres estratos jurásicos en estas tierras, en el Albir, en la cima del Puig Campana y en la cima del Cabeçó. Espero que este hallazgo aún anime más a todos a completar las ascensiones para alcanzar nuestro particular jardín jurásico. Desde el punto de vista geológico, toda la sierra está estructurada sobre caliza y la verdad es que sin llegar a la máxima espectacularidad kárstica, sí que pueden verse hermosos ejemplos de endokarst en la Cueva del Canelobre, con sus clásicas estalactitas y estalagmitas. El exokarst también merece alguna atención ya que podemos encontrar también alguna sima (por ejemplo, a escasos 50 metros de la cima, en dirección NNE, ver ruta Carmen). No obstante donde se observan los rasgos kársticos más espectaculares es en la Canal del Homenet, en la que se aprecia el efecto del agua sobre las crestas que flanquean la subida, a derecha e izquierda, con una magnífica ventana en la roca, algún titán caprichoso que recuerda los torcales e incluso los roques, además del lapiaz que se observa en las paredes que se encaraman hacia la vertiente de la cueva, algunas extraplomadas, todo un reto para los escaladores. No me extrañaría, incluso, que el pozo que se observa en el collado de acceso a la cima, justo en la base de la pequeña escala de roca, sea una pequeña dolina.


Los minerales también tienen interés, en una zona en la que escasean las variedades. Ya se han resaltado la limonita, mineral de hierro, frecuente en la cara de Aguas, incluso con catas mineras. Desde el punto de vista profano, he llegado a tomar muchas muestras que bien podrían ser oligisto, ejemplares francamente oscuros, rojizos y pesados, como para ser limonita. Con todo, lo más curioso que he encontrado aquí es una zona de fósiles muy circunscrita, en la que los restos no son de caliza, sino que se han conformado como mineral de hierro, lo que les confiere unas formas oscuras muy atractivas y singulares.
En la vertiente de Busot hay también minas, registradas en el mapa con los nombres de Salvación y Orcolana.
Otro mineral interesante es la calcita. Hay una veta de calcita blanca con cristales de espato calizo, ocasionalmente bien formados, que cae desde el collado de acceso a la cima por la cara sur (la ruta habitual de ambos PR), formando una curiosa escalinata. Es posible seguir esta veta más abajo de esta escalera y encontrar alguna pieza interesante (es necesario ir con cuidado, ya que pronto se cae en zonas de trepa y destrepa).


La denominación de Cabeçó d’Or
Se escuchan hasta cuatro versiones que tratan de explicar el llamativo nombre de esta montaña.
La primera hace referencia a su indudable valor económico en el tiempo en que las minas de hierro estuvieron activas. Se establecería así la denominación como expresión de una montaña que albergaba grandes riquezas. En este caso, el oro es el hierro.
La segunda sostiene que el D’Or, proviene de un término prerromano utilizado para designar el agua: Ur. Debido a las fuentes minerales de Aigües, este D’Or vendría a continuar la denominación primigenia de d’Ur. En este caso, el oro es el agua.
Comenzando con las versiones más poéticas e imaginativas, se puede destacar la que sostiene que el nombre d’Or, proviene del color rojizo que toma la sierra en la puesta de sol. Es este color verdaderamente mágico y puede verse bien desde los llanos de San Juan o Mutxamel, pero el excursionista puede disfrutar especialmente de este color imposible, entre dorado y rojo, entre cobre y oro envejecido, desde la misma sierra, en la ruta “Campos de altura”. En este caso, el oro es la luz.


Con todo, la cuarta, por muy absurda que parezca, es la más atractiva, y hace referencia a una constante de nuestras tierras: el tesoro perdido en el monte. Y es cierto que se aplica también al Cabeçó, porque esta versión me ha sido narrada por tradición oral a través de una amiga a quien su abuela, natural de Relleu, informó de esta historia. Fue un árabe en tiempos del dominio musulmán el protagonista de la historia, al enterrar un valiosos tesoro en el seno de esta montaña, en un lugar remoto e ignorado, sólo conocido por él, con la intención de protegerlo de bandidos y envidiosos. Perdida su memoria tras una muerte inesperada, y multiplicada la fama de la riqueza allí escondida, la montaña tomó el nombre de su tesoro y pasó a llamarse el Cabeçó d’Or. En este caso, el oro es de la misma materia de la que están hechos los sueños.




Esta historia es muy manida y recurrente, pero quisiera exaltar la fantasía de los lectores con dos menciones

La primera es la existencia cierta de una confirmación de esta historia en una montaña muy próxima: El Diví (o Adiví), magnífico espolón triangular que se junta con la Peña de Sella en Aitana. Esta montaña, de resonancia mágica, también se acompaña de una leyenda semejante. Sólo que, en este caso es escrupulosamente cierta, ya que conozco de primera mano a alguien (persona de la que no se puede dudar) que ha conocido y conoce a la nieta del hombre que encontró el tesoro del Diví. Pero esta historia la contaré en otro momento, cuando escriba sobre Aitana.

La segunda anécdota es otra bien conocida: dos senderistas foráneos que recorrían el Montgó, no hace demasiados años, encontraron un verdadero tesoro: monedas antiguas de Sicilia y Masalia, hoy expuestas en el Museo de Denia y conocidas como el “tesoro del Montgó”.

Como sorpresa toponímica final se puede sugerir un pequeño hiato lingüístico con el término Cabeçó. Mientras que en castellano, su equivalente, cabezo, significa cerro, cumbre, o montaña aislada, sorprende mucho que el término Cabeçó no esté recogido con ese significado (montaña aislada, cima significativa) en ningún diccionario diccionario valenciano, catalán, o catalano-valenciano-balear que haya podido consultar. El único significado de cabeçó que he podido encontrar en estas fuentes hace referencia a un aditamento del arnés de un équido, por lo que pido desde aquí a los lingüistas que corrijan esta arbitrariedad e incluyan el significado serrano de esta palabra.
------------------------------------


Cartell 6ª Activitat2008-Cabeçó D'Or , puntxa per imprimir.


Enllaços:
http://www.trobat.com/valencia.php?q=Relleu
http://www.geoalicante.com/contenido_web.php?IdContenido=70
http://www.colla.org/bifurcar.asp?orige=indexvar.asp&desti=cabecd.html
http://www.dlsi.ua.es/~slujan/senderismo/cabeco.html
http://blog.iespana.es/pepebenavent1/la%20flora%20en%20el%20cabe%E7%F3%20d'or
http://www.mundofree.com/santi/cabezo.html
http://mediamaraton.gamalicante.com/edicion2008/index.php
http://pateos1000.iespana.es/Cabeso%20dor.htm